domingo, julio 8

...

Hoy. Siento que te extraño. Que las fotos y los recuerdos, son en vano. Necesito sentir tu abrazo, como lo hacías antes. Que me hagas cosquillas con la barba, y yo gritar para que me sueltes. Quiero volver a ser esa nena, pequeña, con miedos e inquietudes en los ojos. 
Es un consuelo estúpido decir que estás mejor ahí, pero sé que estás sin mi, sin ellos, sin los que más querías. ¿Por qué estás bien donde no nos tenés? ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué sueño todas las noches con que me abrazás y te vas para no volver más?
Sé que la vida sigue, que los días continúan, que las horas pasan, que los minutos vuelan, pero, te extraño. No sé, no lo aguanto. 
Hay noches en las que me duelen los ojos, que siento que el aire me falta, que las lagrimas hacen un mar a mi alrededor, y que el corazón se me sale de lugar. 
Hay días, en que oigo el motor de un Jeep, y siento que volvés, que me extrañás, que todo fue una pesadilla, que la vida vuelve a empezar. Pero no, tal vez es un Jeep rojo, con un águila en la punta, que ruge como un león, pero no estás ahí, no venís a mi, no me alzas en tus brazos y me haces jugar, ni me compras caramelos, ni vamos juntos al supermercado.
Si. Tendré 15 años, seré grande para algunas cosas, chica para otras, pero ahora extraño levantarme temprano los domingos para esperarte, y darte un abrazo como si no hubiera un mañana.  Muchas cosas, de las que hoy hago, las hago para que te sientas orgulloso, aunque no me veas. Cada vez que hago algo bien en Contabilidad, siento que tengo un ángel que me guía, un talento nato que alguna vez quisiste ver en mi. 
No creo en Dios, porque de mi lado te arrancó. ¿Dónde estaba cuando te fuiste? ¿Por qué te quiere a su lado, si yo te necesito a mi lado? ¿Por qué me quitó un ángel en vida, y me lo dio trasparente? Así no me sirve. Yo te quiero abrazar. Quisiera saber que opinarías de que tengo novio, si lo querrías, si me celarías, si lo ignorarías. Quisiera saber que opinarías de mi facilidad con la Contabilidad, si estarías orgulloso, si me exigirías.
Extraño... ¿Sabés qué? Que me llames todos los días, religiosamente, a las 15:00hs, para saber que hice, como me fue en la escuela, como me va, que hago, que pruebas tengo... lo extraño, tanto. 
Pero hay algo que extraño mucho, y tiene tu nombre y tu apellido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Necesito tu opinión... :)